RSS

¡Levántate!

14 Dic

2

¿Necesitas recargar baterías cierto? Algo te detiene y no sabes qué, te cuesta la voluntad de Dios para tu vida. No eres feliz porque te falta una sola cosa que arreglar en tu vida, dices “si tan solo pudiera controlar esa sola falta”, pero lo sientes como un potro salvaje, como un río desbordado que has intentado detener con tus propias fuerzas. Te cuesta acercarte hasta tu creador porque erróneamente has aceptado que ya no te perdonará. Estás en un circulo vicioso y ya estás mareado, sin embargo no puedes dejar de lacerarte el alma a través del pecado.

Si sabes que este tema es concierne a tu situación sigue leyendo.

Tu mente es como una torre de control y los pensamientos son como aviones que aterrizan en el mayor aeropuerto: tu corazón, un gigante hangar pero con delicadas fallas. Tú decides si lo malo permanece estacionado allí. Si controlas tu pensamientos, controlas tu accionar. Tu mente consume demasiada información pero poca es útil y edificante. La curiosidad y el deseo por experimentar lo nuevo es como el mezclar líquidos burbujeantes en un laboratorio sin saber si habrá efectos colaterales o letales. Dijiste “esto yo lo puedo controlar, sé hasta donde detenerme” y ahora eso que te agobia gobierna tu presente.

Un hombre de oración que se perdió en la rutina del pecado, una mujer llena de unción enamorada del hombre inadecuado, un adicto al internet que se ahoga en la pornografía. Y sí, lo sé no fue ayer que sucedió eso, llevas semanas y hasta meses luchando con ello. Ahora estás en una condición que nunca imaginaste, te cuesta orar y te pesa congregarte, ya la Palabra te cansa y huyes de las personas integras por temor a que te descubran. Quizás aun sirves, pero lo haces con mucha vergüenza y estás a al expectativa de que alguien que venga de parte de Dios te libere de tu crisis.

Empezaste coqueteando con las tinieblas, intentas domar a un león,  te creíste muy hábil en el volante por ello conducías sin precaución. Eres tentado cuando tus propios malos deseos te seducen, el pecado engendra la muerte, es un feto desfigurado y nauseabundo ¡Recuérdalo! Tú no eres obligado a hacer lo malo, deja de excusarte. Acepta que estas en un momento de debilidad, pero acepta también que Dios actúa en tu debilidad, por ello debes abandonarte ante sus pies.

“No es tan malo”, es la frase popular. Pones en Stand-by la pureza, la santidad queda en lista de espera. No disfrutas el pecado, te duele, te afecta, porque amas a Dios. Debes detener eso, porque en la integridad no existe el descanso. Pero la culpa no hará que cambies, debes estar convencido que el Pecado solo deja sufrimiento, soledad y desolación a tu vida, te aleja de Dios y consume tus sueños.

¿Crees que solo pecas con la inmoralidad sexual? Cuando tienes celos ministeriales, cuando tienes rencillas con líderes, cuando juzgas al pecador, cuando eres chismoso, cuando te aprovechas de tu autoridad, cuando hablas en nombre de Dios sin aun consultarle, cuando juegas con los sentimientos ajenos, cuando manipulas la verdad, cuando mientes aun en cosas diminutas e “inocentes”, y muchas circunstancias no sexuales o profanas. En todas estas situaciones también estas pecando, y ningún pecado es mayor que otro, todos son iguales para Dios, todos llevan al mismo lugar.

Cuida tu mente, protege tu corazón y guarda tu cuerpo de todo lo malo, todo lo que te contamina, todo lo que no te conviene. No cortes la comunión con Dios, no te acostumbres a estar en el suelo, no permitas que tu mente se cauterice y ya no te duela fallar, reacciona, la salida es llegar a los pies de tu SEÑOR y desahogarte (aunque Él ya lo sepa todo), luego volverte a lo bueno y convertirte una vez más. Nacer de nuevo otra vez, no importa el ministerio que pierdas o que tan atrasado quedes, a veces debes iniciar de cero. Debes ser radical, o eres santo o no lo eres.

Rehaz tu vida, confiesa y declara victoria. Ora para que tus pensamientos sean reemplazados por lo bueno, llenáte del Espíritu de Dios. ¿Pasas más tiempo en facebook que con Dios? reemplaza tus hábitos, deja que Dios cambie el patron de tu mente, que extirpe lo inmundo. Dios no quiere abandonarte, tampoco que sus planes en tu vida se estanquen, te quiere prosperar y lavar de pies a cabeza. Pide ayuda, abre de nuevo la Biblia y guarda en tu corazón los versos. Adora, alaba, no dejes de congregarte, busca más a Dios. Y si necesitas oración, escríbeme, déjame un mensaje, amo hacer eso porque yo he pasado por esa oscuridad. Haz lo bueno aunque tenga consecuencias. ¡ Levántate y Resplandece!

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 14 diciembre, 2012 en Grandioso, Guía de Vida, Utilidades

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Después de leer esto, opino que...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: