RSS

Fragmento Literario I

12 Oct

Imagen del Juego Armies of Exigo, no tiene nada que ver con mi escrito, solo es una leve alegoria.

Esta es la primera entrega fragmentada de un proyecto que estoy realizando, es una novela biográfica de dos personas que hoy ya se conocen, pero antes de ello afrontaron muchos conflictos y situaciones personales en sus vidas. Suena muy aburrido cierto? Pues, por ello, he decido narra esta historia de una manera diferente, utilizo el contexto medieval en Inglaterra con un lenguaje no muy coloquial pero si muy enriquecido, aprenderás de la cultura de ese tiempo, concebirás la pasión, te deslumbraras antes los relatos y estarás ansioso por saber como termina esto… Sin mas, parte del primer capitulo:

CAPÍTULO I

En las alturas  se tornaba un descolorizado cielo, como un auspicio deslúcido impregnado en los nublados, el céfiro resoplaba con frialdad y una intrascendente brizna danzaba al son de los cuernos que pregonaban y silbaban como indicio de que la conflagración por la conquista ha culminado. Un botín de almas desdichadas retornan a su aldea natal.  Sin que las inclemencias del clima les afecte, todos los  ancianos vigorosos del pequeño reino, junto con sus críos y briosos jóvenes de ese pequeño reino, aguardan con ansias los informes de aquellos que combatieron por su pueblo a espada  por su tierra, por su libertad tan codiciable para ser arrebatada por sus enemigos.

Lo poco que habíamos labrado con escuderías ofensivas era nuestra estocada. Éramos  guerreros casi ahogados en número pero con un espíritu inquebrantable; nuestras armas eran yelmos desgatados y las espadas livianas hechas por orfebres de manos pesadas eran nuestro soporte a la victoria, las armaduras no muy resistentes a las forzadas luchas se convirtieron en nuestro suspiro letal, y un corazón agitado pero seguro, como su único escudo. Nada de artillería pesada, saturados a un arco y a  pocas saetas dirigidas por soldados que en realidad fueron labriegos muy ceñidos a su oficio y no a la guerra, manos acostumbradas a trabajar con terracota fina y no a los hierros de engranaje mortal.

Aun cuando una escuadra ve sucumbir a su general, cae también su esperanza de seguir guerreando por conquistar su tierra, soldados que son pocos ante un innumerable ejercito, barricadas, la milicia se enfrenta al desaliento y hasta la expiración pero nunca a desistir de su propósito por un par de trincheras, no dan ni medio paso hacia de reata, no salen de la línea de cruzada, continúan aun cuando sus soldados están hechos migajas… entregan hasta su último suspiro por pelear por su ideal… La atmosfera de hostilidades concluyó fugazmente, así como el gobierno del conde Rufas II, monarca de la alta burguesía del suroeste de Inglaterra, Winchester fue el condado más flagelado por el bélico baile de tropas que integraban atalayas que hostigarían a la ciudad con altos anaqueles de madera, y catapultas por si la ofensiva se sufraga en la lucha, todas estas barricadas constituidas con un déspota fin: sitiar la villa y no dejar piedra sobre piedra.  Una coartada sin precedentes.

Rufas II, que por un decenio rigió sus tierras con penetrante espíritu emprendedor, su nobleza y empatía con su pueblo permitía que esté luchará por libertad ante el enemigo que quería invadir sus tierras… era hoy desdichado. Pero el desenlace se tornaba de un tono grisáceo desalentador;  el monarca, el ídolo inspirador de las próximas generaciones, es llevado a cautiverio a otras heredades para luego ser ejecutado y su fiel séquito, esos hombres de carne desgastada retornaban con el honor casi quebrantado, pero a remiendos latente.

Esclavizados, traspasados por sus mentes  y atados en cuerpo, con regocijos franqueados y desconsuelos en cierne, sollozando en la alborada y en los crepúsculos, ilusiones escritas en un compendio de conmociones y realidades punzantes que no daban tregua a la tranquilidad, vida y muerte, todas con un descalificativo singular: cadenas empolvadas de oxido que carcomen la piel.

Los habitantes marchitos de Cleverland estaban agonizando de consternación por lo sucedido, todos ellos  nos distinguían con un padecimiento demoledor a nuestros ojos. Regresamos  a nuestra utopía de tierra, un sentimiento de estar  fragmentados pero otro sentir de estar vivos; las bajas atañeron a más de la mitad de insignes que viajaron conmigo, los cuales se abandonaron junto con  sus cuerpos lacerados,  dormidos con retardo de sueño eterno en el labrantío de batalla, un honor que ya no tiene significación, agonía insípida y pútrida de un esfuerzo sin conquista.

Félix, seguía con sigilo a los soldados que me llevaban cautivo, podía sentirlo, siempre fue un alma clandestina experta en no ser descubierto; él sabia todo lo que tenía que forjar si esto sobrevenía, estaba adiestrado. Acató mis conjeturas e indicaciones, y hará lo ineludible para sacarme de esta mazmorra, el límite de mis desgracias, una danza de reveses.

Me estima, me razona como un progenitor, más que un tutor, el patriarca de sus logros, más bien un héroe, uno encerrado en la prisión del destierro, solo un héroe en ese dictamen de jovenzuelo vivo; fugaz, jamás.  Antes que distinguiera el rostro de su madre, y antes de ser criado en alguna familia fue marginado por la feroz sociedad…  y yo como individuo integro, me hice convenio de su futuro, de su instrucción, de su no tan ilustre vida; perpetuamente predije este maldito presente, y no solo estaba formando a alguien cualquiera, fundaba a mi heredero, él sería las manos de mis planes, para esto lo entrené, para vengarnos por esta falta y humillación perpetua.

Mi lacayo, su tez se caracterizaba por breves fragmentos de simpatía, sus ojos eran de perfil bajo con un contraste claro que resaltaban en su piel blanca, su cabellera estaba entrelazada con una cuerda de almimbar, su dientes eran pequeños como la sonrisa que brindaba a toda dama que llamada por la atención no dejaba de verlo; su contextura mediana y brazos débiles siempre lo hicieron vulnerable ante los demás jóvenes, pero para eso fui su maestro: darle lección a no dejarse dominar. Y mi premisa inequívoca esta violada, estoy acariciando unos barrotes de los cuales no me puedo acostumbrar porque pronto me sacaran de aquí, o mejor dicho pronto me sacará de aquí. Yo era la única familia -o cercano a eso- que él podía tener; me aferré  a él con un vínculo más allá que el de amo y siervo, una relación estrecha parecida a la de un  padre y su hijo…

Si quieres terminar de leer este primer capitulo, no te despegues del blog, por que en estos días estaré colocando el resto del fragmento. Muy pronto tendrás la oportunidad de comparar el libro digital y de encargarlo por correspondencia (solo en Colombia), mientras tanto, espera mas de esta aventura en el Renacimiento.

Félix, es nuestro primer protagonista de esta trama, pronto conocerás a su prometida, cuyo amor se afectará a las próximas generaciones.

El titulo de esta obra aun no lo he decidido, tengo varias opciones, pero pronto colocaré una urna virtual para que lo eligen uds.

Mientras tanto, nos vemos…

Jorge Rivera

Anuncios
 
8 comentarios

Publicado por en 12 octubre, 2010 en Grafía

 

Etiquetas:

8 Respuestas a “Fragmento Literario I

  1. johnson

    18 octubre, 2010 at 8:39 AM

    It’s good article site.

    Me gusta

     
  2. georgecodex

    3 abril, 2011 at 8:10 PM

    Espero sus criticas profesionales, y diganme una razon por al cual deba segui escribiendo (si no hay ninguna no importa, yo seguiré)

    Me gusta

     
  3. Carlos A. Medina

    16 mayo, 2011 at 9:17 AM

    Cuando decías “lenguaje enriquecido”…era en serio…no puedo creer que apenas comenzar a leer me toco googlear un par de palabras…(céfiro, brizna, saetas…) Es un hecho…tras leer este primer capitulo…he aprendido un par de cosas…XD

    Muy bien lograda la “introducción a la época” y el panorama general donde se desarrollara el protagonista…

    Mi pregunta al iniciar era…que tipo de narrativa usarías…y considero escogiste bien…me recuerda mucho al estilo de Sir Arthur Conan Doyle…donde el buen Watson era quien contaba las hazañas del gran detective…

    Y aunque el personaje principal aun no aparece…el lector ya se puede hacer una buena idea del mismo…

    No es mi tipo predilecto de escritos…pero me gusto…la única critica se encuentra en que la temática quizás hoy día no resulte tan llamativa para la gente…pero eso no representa mucho problema…ya que me imagino tienes tus cartas bajo la manga para enganchar al lector…

    Buen trabajo viejo…

    Me gusta

     
  4. BEM FRANK

    25 octubre, 2011 at 9:48 PM

    You´re a good writter men…

    Me gusta

     
  5. Roxi

    10 agosto, 2013 at 10:50 AM

    O.o tienes talento man!

    Me gusta

     

Después de leer esto, opino que...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: